<

Pertenencia Externa

PERTINENCIA EXTERNA

La movilidad humana constituye actualmente uno de los retos más serios para los gobiernos y las sociedades del mundo. Las cada vez más complejas dinámicas de ingreso, salida, o reintegración de miles de personas, está obligando a los gobiernos a buscar mecanismos cada vez más especializados para su gestoría (regulación y administración), intentando por un lado, facilitar la movilidad y protección de las personas que migran, y por otro, permitiendo el control de las fronteras y la seguridad interna.

De igual forma, la naturaleza de la movilidad migratoria y sus ramificaciones en términos económicos, políticos, sociales, culturales y de seguridad está impulsando también a la sociedad civil a diseñar y operar estrategias de asistencia y cooperación local, regional e internacional, con la intención de contribuir a mejorar el bienestar de las personas que migran, e intentar reducir los contextos de violencia y vulnerabilidad que los acompañan.

En México, esta problemática global se presenta con particular intensidad. Cada año ingresan por la frontera sur del país alrededor de 150 mil personas, un millón de mexicanos (documentados y no documentados) migra a los Estados Unidos y cerca de medio millón son repatriados, de manera que, junto a los transmigrantes (quienes fracasan en su intento de llegar a los Estados Unidos), buscan ubicarse en el país como lugar de destino final. Todo ello, presiona fuertemente a los tres órdenes de gobierno (federal, estatal y municipal) y a las organizaciones de la sociedad civil en materia de recursos, protección y defensoría de derechos humanos, así como en materia de cooperación interregional y trasnacional.

No existen en el país, programas de posgrado que ofrezcan la posibilidad de atender y desarrollar esquemas de gobernanza migratoria, es decir políticas, mecanismos y proyectos que, desde diversas aristas, intenten coordinar a los actores que se ven involucrados con el fenómeno migratorio, tanto gubernamentales, como no gubernamentales, nacionales o internacionales, sociales o políticos. La oferta educativa existente, se presentan bajo la figura de talleres, diplomados, seminarios o cursos largos, pero salvo instituciones como el Colegio de la Frontera Norte, el Colegio de la Frontera Sur o instituciones como la Universidad de Guadalajara que tienen cursos con mayor tradición, en México no tenemos la posibilidad de estudiar el fenómeno migratorio como un fenómeno trasnacional y transversal, es decir, que permita al estudiante observar todo el ciclo de movilidad migratoria gracias a un esquema abierto de cooperación interregional con universidades centro y norteamericanas, que contemple movilidad estudiantil y redes interinstitucionales de investigación.

El programa de Maestría en Estudios sobre Migración que propone la Universidad Iberoamericana, busca contribuir a la formación de profesionistas e investigadores altamente calificados, cuyas habilidades permitan el diseño de políticas, programas e instrumentos a favor de una gestión más profesional y ordenada de la migración en el país atendiendo cuatro grandes rubros:

Los egresados de esta maestría, serán capaces de realizar investigación cuantitativa y cualitativa de la dinámica migratoria, gestionar esquemas de cooperación y coordinación entre actores diversos, así como desarrollar instrumentos de intervención tanto en los ámbitos de política pública gubernamental como en ámbitos comunitarios.